Pide cita previa para descubrir nuestras colecciones en tienda

La belleza del diamante

El diamante siempre ha sido una piedra excepcional. Es una piedra preciosa llena de símbolos, mítica. Esta piedra ha hecho soñar durante siglos; en la antigüedad, los grecorromanos la llamaban adamas: invencible, indestructible. Es de gran pureza, tiene un brillo único y una dureza incomparable (solo otro diamante puede dañarlo).
joyería ética y sostenible oro fairmined lum barcelona

La transparencia de LUM

Con toda transparencia, hemos optado por utilizar un diamante ético, formado en laboratorio, respetuoso con las personas y la naturaleza.

El diamante de laboratorio es la alianza de lo mejor de la naturaleza y de la ciencia. Es una piedra de una belleza única, que no está asociada con los desastres humanos y ambientales causados por la extracción de diamantes tradicionales.

Es un diamante nueva generación, un diamante que refleja nuestro tiempo, de una nueva pureza. Sin minería, sin conflictos, sin desplazamiento de vida silvestre, o comunidades, sin aguas contaminadas. Además, la alta tecnología usa mucha menos energía para producir un diamante que la industria minera.

Los diamantes de laboratorio son químicamente, ópticamente, y físicamente idénticos a aquellos que se forman de manera natural. Solamente diferenciados por ser un diamante totalmente libre de conflicto.

Esencialmente los diamantes de laboratorio se componen de moléculas de carbono que se alinean de una determinada manera conformando un diamante.

En la naturaleza los diamantes se forman en el manto de la tierra, con moléculas de carbono sometidas a gran presión y gran temperatura que van construyendo el diamante durante millones de años.

Con respecto a los diamantes de laboratorio, el crecimiento del cristal es totalmente natural, pero ocurre en un entorno controlado por científicos y máquinas que replican el mismo escenario que se crea en la naturaleza. Las moléculas de carbono se someten a gran presión y gran calor durante un breve periodo de tiempo dependiendo del tamaño pretendido, permitiéndoles formarse y adquirir la estructura molecular adecuada.

Cada diamante formado en laboratorio es único. El hombre recrea las condiciones necesarias para la formación de diamantes, luego la naturaleza se hace cargo.

Esta web utiliza cookies. Puedes leerla aquí:    Ver Política de cookies
Privacidad